Una década de Responsabilidad Social Universitaria en Iberoamérica

Bookmark this on Hatena Bookmark
Hatena Bookmark - Una década de Responsabilidad Social Universitaria en Iberoamérica
Share on Facebook
Post to Google Buzz
Bookmark this on Yahoo Bookmark
Bookmark this on Livedoor Clip
Share on FriendFeed

Martí Noguera, J.J y Martí Vilar, M.[1]

Desarrollos y propuestas para un Espacio Iberoamericano de Conocimiento Socialmente Responsable

La década transcurrida entre el 2000 y el 2010, podría ser denominada de la responsabilidad social, en la cual se enmarcaría un período que desde las Naciones Unidas da lugar a la creación del Global Compact[i] a inicios de siglo, y en el 2010 se ultima la definición de una guía internacional estándar sobre responsabilidad social, la ISO 26.000[ii] simbolizando un proceso de cambio en los parámetros que definen el desarrollo, en base a medidas que contemplan los impactos de las organizaciones en la comunidad global. La Educación Superior ha tenido en este paréntesis dos momentos cruciales en la definición de su función, las declaraciones de la UNESCO del 1998 y del 2009 entienden que la universidad tiene la necesidad de “formar profesionales con alta cualificación  para su desempeño laboral y ejercer su ciudadanía de forma responsable, brindando a estudiantes la posibilidad de desarrollar plenamente sus propias capacidades con sentido de la responsabilidad social” (Unesco, 1998). Para ello “la educación superior debe no sólo proporcionar competencias sólidas para el mundo de hoy y de mañana, sino contribuir además a la formación de una ciudadanía dotada de principios éticos, comprometidos con la construcción de la paz, la defensa de los derechos humanos y de los valores de la democracia.” (Unesco, 2009). Cátedras de la UNESCO como la GUNI[iii] trabajan en el ámbito internacional generando estudios orientados a fortalecer la conciencia del papel de la Universidad en el desarrollo sostenible.

En el ámbito de las políticas públicas, fue en el año 2005 cuando en la cumbre de jefes de estado iberoamericanos en Salamanca se delegó en la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), el Consejo de Universidades Iberoamericanas (CUIB) y la Organización de Estados Iberoamericanos para la educación, la ciencia y la cultura (OEI), la configuración de un Espacio Iberoamericano de Conocimiento, que cinco años más tarde, en el 2010, ha sido tratada en el encuentro iberoamericano de rectores organizado por Universia[iv] en la cual se propone trabajar en común entre universidades iberoamericanas para la construcción de un “Espacio iberoamericano de conocimiento socialmente responsable[v]”.

De hecho, en varias universidades iberoamericanas se ha trabajado en esta década la RSU, realizando procesos para la creación de un marco conceptual y la generación de metodologías que permitan su evaluación. Esta serie de trabajos, no exentos de complicaciones dadas las interpretaciones acerca de lo que significa ser socialmente responsable, se ha desarrollado de forma constante y a finales del 2010 se pueden señalar algunos hitos como fue el proyecto de universidades públicas y privadas Universidad Construye País (Chile), los trabajos de la Red de RSU de AUSJAL[vi] y la labor llevada a cabo el Banco Interamericano de Desarrollo, mediante el programa Red Universitaria de Ética y Desarrollo Social con la prestación de asesoramiento a universidades por medio de consultoría.

El análisis de los desarrollos en materia de RSU llevados a cabo por universidades iberoamericanas, se podrían delimitar bajo dos formas de entenderla que se traducen en metodologías de análisis y en visiones de la misión de la Universidad en sociedad. Desde América Latina se ha trabajado fundamentalmente desde la visión de una universidad con una importante faceta de trabajo con la comunidad mediante los programas de extensión universitaria, reflejando la importancia de concienciar al alumnado acerca de las diferentes realidades socioculturales de su entorno. Desde esta visión se formulan las propuestas del proyecto UCP, la red AUSJAL y las fundamentaciones de François Vallaeys, en Latinoamérica, así como en España la Cátedra de Responsabilidad Social de la Universidad Francisco de Vitoria[vii] y el programa Factoría de Responsabilidad Social de la Universidad de Valladolid[viii].

Desde otra visión, especialmente por parte de varias universidades españolas, se han presentado memorias de sostenibilidad acerca de su gestión, cuya realización está en línea con modelos empresariales de reporte a la sociedad y de la cual pueden encontrarse ejemplos en la Universidad de Compostela[ix], la Universidad de Zaragoza[x], de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)[xi], la Universidad de Castilla la Mancha[xii] y la labor regional del Foro de Consejos Sociales de las Universidades Públicas Andaluzas[xiii] que representa la iniciativa más consolidada puesto que, a diferencia de las anteriores, muestra continuidad en su desarrollo dado que no parte de un equipo rectoral en concreto sino que es un proyecto coordinado entre las diversas entidades que tienen presencia en el foro de consejos sociales.

Esta labor de vincular la RSU a las memorias de sostenibilidad no deja de ser interesante en el contexto iberoamericano, pues sitúa a la Universidad como una organización que debe reportar a la sociedad sobre su acción y genera las bases de un diálogo en línea con los que fomenta el Pacto Global de Naciones Unidas entre empresas, tercer sector y universidad. El lenguaje forma parte de la cultura, por lo cual para generar una cultura de la responsabilidad social cabe contemplar el generar un lenguaje común para reportar las actuaciones de las organizaciones sean públicas, privadas con y sin ánimo de lucro, y las universidades. En este sentido el Pacto Global de Naciones Unidas se presta como escenario importante, y abierto a la participación de universidades, las cuales pueden realizar aportes significativos para mejorar las interlocuciones y colaboraciones, no olvidando como se menciona anteriormente, que la mayor parte de personas que ocupan puestos de responsabilidad en gestión se han formado en centros de educación superior.

Experiencias de trabajo acerca de la RSU

Para establecer un marco conceptual de RSU en el espacio iberoamericano se estima oportuno mencionar en primer lugar las iniciativas llevadas a cabo por redes de universidades, dado que constituyen un ejemplo a tener presente en futuros desarrollos y comporta una base de experiencias básica de la que aprender. En este sentido, por orden cronológico, se debe aludir al proyecto Universidad Construye País (UCP) el cual entre el 2001 y el 2006, tal y como se recoge en el documento “Responsabilidad Social Universitaria: Una manera de ser universidad. Teoría y práctica en la experiencia chilena[xiv]”, llevó a cabo un trabajo conjunto entre universidades públicas y privadas con la colaboración de dos organizaciones de la sociedad civil (OSC)[xv], siendo de este proyecto reseñable la recopilación de la experiencia común así como la de proyectos que surgieron entre universidades o a título individual, destacando el hecho de asumir como universidades su responsabilidad hacia el país que se quiere.

En el último informe del año 2006 se recopilan las principales aportaciones de la experiencia, destacando que en el enfoque adoptado en el proceso, cada universidad tuvo independencia para llevar a cabo sus procesos de comprensión y análisis de su responsabilidad social, no se trataba de hacer comparativas sino de reflexionar, pidiendo que cada una explicitara sus prioridades acerca de la responsabilidad social y trabajara en coherencia con lo declarado. La definición de RSU adoptada en común, entiende la “Responsabilidad Social Universitaria como la capacidad que tiene la Universidad como institución de difundir y poner en práctica un conjunto de principios y valores, por medio de cuatro procesos claves: gestión, docencia, investigación y extensión” (Construye País, 2006).

Se destacó que “no se puede gestionar lo que no se comunica, comunicar lo que no se mide, medir lo que no se define y definir lo que no se entiende“(UCP, 2006; p.109) porque “las declaraciones de principios y valores no garantizan la generación de compromisos.” (UCP, 2006; p. 131). Este argumento es una advertencia hacia las memorias de responsabilidad social que se han venido publicando por parte de empresas y otros organismo, mediante las cuales se declaran unos valores y se publican unos informes que no siempre concuerdan con la realidad de su actuación ni siguen un proceso de reflexión y diálogo en el seno de las organizaciones y en su relación con la sociedad. El proyecto UCP (2006) generó dos instrumentos en base al marco conceptual generado, uno enfocado a evaluar la percepción interna, orientado a docentes, personal y alumnado, mientras que el otro instrumento fue construido y aplicado por Bustamante y Navarro (2007) para conocer la auto-atribución de comportamientos socialmente responsables en alumnado, aportando conocimiento acerca de si la formación está contribuyendo a tener profesionales concienciados y socialmente responsables. La contribución de este instrumento tiene su proyección internacional en un estudio iberoamericano[xvi] , fundamentado en base a la importancia de conocer si el alumnado interioriza valores de responsabilidad hacia la sociedad y en base a trabajos previos de Martí y Martí (2010)

El proyecto UCP tiene un punto y aparte en el año 2006, en el que se diseñan las acciones para transferir a las universidades de todo el país las experiencias acumuladas y desligarse de las aportaciones externas de las OSC participantes. A fecha del año 2010, tras un paréntesis en el cual algunos emprendimientos se han mantenido y otros han ido menguando, se puede considerar un momento oportuno para analizar el devenir que ha adoptado y fortalecer la continuidad y avance de un proyecto que señala un antes y un después en lo referente al trabajo interuniversitario con el objetivo de ser la Universidad un destacado motor de la sociedad y agente activo en todos los niveles de asumir y promover la responsabilidad social.

Desde otra perspectiva, cabe destacar la labor llevada a cabo por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Desde su apartado de ética contó con la dirección de Dr. Bernardo Kliksberg y con las aportaciones de Luis Carrizo y François Vallaeys como consultores quienes generaron una serie de documentos y herramientas de reflexión que continúan siendo de referencia para muchas universidades de Latinoamérica, y a la que se puede acceder en la web de la Universidad  de las Américas Puebla[xvii]. Actualmente el BID ya no tiene en activo su sección de ética y el Dr. Kliksberg coordina la Red Iberoamericana de Universidades por la Responsabilidad Social Empresarial[xviii], mientras queVallaeys, de la Cruz y Sasia (2009) presentaron el manual “Responsabilidad Social Universitaria: Primeros Pasos[xix]”, el cual constituye una primera obra en la cual se recopilan las aportaciones que los autores han ido construyendo desde el 2005.

De los trabajos de Vallaeys y Carrizo, en lo que refiere a la gestión de impactos de la universidad en la sociedad, parte la visión de la Red de RSU de AUSJAL[xx], la cual representa una primera experiencia interuniversitaria e internacional acerca del desarrollo de un marco común de RSU. Cabe tener presente el matiz de que la red de RSU la conforman universidades privadas que desarrollan su función bajo la misma filosofía de la Compañía de Jesús, suponiendo un interesante reto de trabajo internacional en el ámbito latinoamericano que puede tomar referencias de los desarrollos acerca de RSU en los países en los cuales radican y bajo diferente circunstancias socioeconómicas y culturales. A diferencia del proyecto UCP, en esta ocasión la coordinación está en manos de un equipo de personas de las propias universidades, lo cual facilita el trabajo a largo plazo. Los trabajos sobre RSU se iniciaron el año 2003 y en el año 2008 se presentó el “Proyecto de fortalecimiento institucional de la RSU de AUSJAL[xxi]” bajo la coordinación de Gargantini y Zaffaroni quienes presentaron el año 2009 el Manual de “Políticas y Sistema de Autoevaluación y Gestión de la Responsabilidad Social Universitaria en AUSJAL[xxii]”.

El sistema de evaluación de AUSJAL tiene mayor complejidad, recopilando mayores informaciones tanto cuantitativas como cualitativas, contemplando un mayor número de indicadores. Puede considerarse una evolución que recoge los trabajos desarrollados por el proyecto UCP y el BID, y al ser aplicado por Universidades de diferentes países, la sistematización en su aplicación aportará una buena referencia de los avances en RSU de la red AUSJAL, y tal vez su adecuación en otras Universidades pueda llegar a posicionarlo como un instrumento de referencia.

En la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), se ha presentado desde la Dirección Académica de Responsabilidad Social (DARS) una propuesta de enfoque de RSU[xxiii], mientras que en el estado español se encuentran dos iniciativas que han generado propuestas metodológicas de instrumentos para la evaluación de la RSU, son la Universidad Francisco de Vitoria y la Universidad de Valladolid.

La Universidad Francisco de Vitoria, privada y confesional, ha desarrollado un instrumento para evaluar la responsabilidad social del universitario (de la Calle, 2010[xxiv]) y la Universidad de Valladolid en el marco del programa Factoría de Responsabilidad Social ha desarrollado una labor integral de análisis sobre la actitud del alumnado hacia la responsabilidad social[xxv], la presencia en la formación[xxvi] y en publicaciones[xxvii]. Es de destacar que ambas iniciativas han contado con el apoyo presupuestario de entidades externas a la universidad (en el caso de la Universidad Francisco de Vitoria se creó la Cátedra de Responsabilidad Social con el patrocinio del Grupo Santander, y el programa Factoría de Responsabilidad Social ha sido apoyado por Caja Burgos), representando una apuesta por la colaboración empresa – universidad en un área sensible como la responsabilidad social, y que ambas tienen una vocación hacia la proyección social de la universidad con lo cual también enlazan con la visión de las universidades latinoamericanas. Asimismo, existe algún trabajo conjunto entre universidades españolas e iberoamericanas, como el presentado por Martí et al. (2008) desde la perspectiva de formación en técnicas de investigación social.

La necesidad de visualizar los desarrollos de la RSU

Los avances de universidades en materia de RSU desde el 2001, mediante el proyecto UCP, las aportaciones al marco conceptual de Vallaeys desde el II Diálogo Global sobre RSU organizado en el año 2005 por el BID, los avances de la red AUSJAL y los desarrollos por parte de universidades a título individual, aparecen reflejados en los distintos trabajos y acciones que van llevándose a cabo por parte de las Universidades y especialmente de grupos de investigación. Aunque todo ello adolece de una falta de proyección común, siendo este un tema a analizarse desde que se propone un Espacio Iberoamericano de Conocimiento Socialmente Responsable puesto que la labor de Observatorio que permita el análisis de iniciativas, la comunicación de las mismas y la evolución que alcanzan ahora mismo es una acción por emprender y necesaria en una época en la cual las comunicaciones mediante las tecnologías facilitan sobremanera la colaboración.

En la actualidad, bajo la denominación de observatorios se pueden encontrar dos iniciativas: el Observatorio de Responsabilidad Social Universitaria[xxviii] (ORSU) en Colombia y el Observatorio Iberoamericano de Responsabilidad Social Universitaria en las Instituciones de Educación Superior a Distancia[xxix](OIRSUD), los cuales durante el año 2010 inician su recorrido, pudiendo llegar a ser ejemplares para próximas iniciativas regionales d iberoamericanas. Por otra parte, de las iniciativas del BID y del proyecto UCP no existe un acceso web directo, siendo referenciadas por diversas universidades pero sin un contacto que permita tener a disposición de investigadores y representantes de universidades una aproximación al desarrollo y evolución de las mismas.

A este efecto obedece esta sección, iniciar la reflexión acerca de cómo comunicar y compartir los trabajos que se están realizando y que se vienen dando durante una década en la cual internet a evolucionado a un ritmo que permite, más allá de la comunicación, la vertebración y elaboración de documentos comunes. Existe una demanda incipiente y cada vez mayor acerca de cómo entender, cómo enfocar y cómo evaluar la RSU, así como existe el medio de conocer lo hecho, contactar con quienes lo hicieron y quienes están en ello. Facilitar el contacto y participar colaborativamente dio origen a un proyecto desde el programa de doctorado interdepartamental “Desarrollo personal y participación social” y la Unidad de Investigación “Pensamiento e Interacción Social” del Departamento de Psicología Básica[xxx] de la Universidad de Valencia por medio de un wiki[xxxi] como medio de interlocución de todas las partes, pero ello no deja de ser cómo el caso de otros emprendimientos, una acción por parte de un grupo de personas.

Es el momento adecuado, el fin de una década y el inicio de otra, para postular la creación de un observatorio a las entidades que tienen la misión de crear un Espacio Iberoamericano de Conocimiento en el cual, junto a la competitividad mediante la innovación y desde la sostenibilidad, se contribuya a que este espacio de educación superior provea a la sociedad de personas formadas de acuerdo a una visión de la responsabilidad social y cuya misión desde sus posiciones laborales sea, dentro del cumplimiento de su cometido profesional, la creación de un modelo de sociedad iberoamericana que desde la diversidad sea ejemplo de responsabilidad.

Algunas propuestas para un espacio iberoamericano de conocimiento socialmente responsable.

  1. Un marco iberoamericano de RSU requiere como primer paso trabajar activamente en conocer y compartir, para ello hay que crear espacios y poner a disposición medios para intercomunicar experiencias, enlazar las estructuras y visualizar el propósito conjunto. Una función esencial de la Universidad es mantener activamente la relación con las estructuras de la sociedad local, regional y global dado que no puede quedarse aislada del contexto en el cual se dan los cambios y hacia el cual deriva al alumnado que forma y nutre de conocimiento mediante las investigaciones.

Más allá de la función propia del rectorado como guía y gestor, debido a la duración limitada en los cargos, cabe el desarrollo de políticas internas y públicas acerca del papel activo que deben adoptar las universidades en trabajar en colaboración imprimiendo en la comunidad universitaria esta visión. Se postulan dos ejemplos para contribuir eficazmente a percibirse el personal investigador y alumnado en un mundo global.

  • Promover y apoyar el desarrollo de investigaciones interuniversitarias
  • Promover tesis entre alumnado de diferentes universidades, nacionales e internacionales, para visualizar la complejidad de la sociedad.
  1. La RSU se definirá en la medida en que consolide su sentido en la sociedad actual, y la comunidad universitaria actúe como un equipo coordinado y entrelazado con la sociedad, lo cual actualmente no siempre sucede como se puede leer en las conclusiones de la “I Jornada Iberoamericana sobre responsabilidad social de la universidad”[xxxii] celebradas en Úbeda el año 2008. De la Cuesta y Fernández destacaron el problema de representación de los grupos de interés en los consejos de gobierno de las universidades, y la poca participación del alumnado. Acerca de la falta de participación/representación en los consejos del alumnado, citan que “si no participan es que no se sienten partícipes del proyecto universitario”, remarcando que se hace necesario detectar y analizar las expectativas de los grupos de interés de la universidad, con un objetivo de clarificación y de integración en un proyecto común de dichos miembros de la comunidad universitaria.

La Universidad debe auto-percibirse como una comunidad en otra comunidad, si no se corre el riesgo de que sea identificada como una estructura aliena al alumnado el cual la visibiliza como expendedora de titulaciones, aliena al personal docente e investigador el cual se ve como trabajador y no como miembro inherente, y a la sociedad la cual no la percibe como referente social, cultural y motor de desarrollo; situación que probablemente se derive de esta frágil consistencia interna. Se propone:

  • Promover programas de relación / colaboración con el alumnado egresado, asistencia técnica, asesoramiento y apoyo. No percibir que la universidad es una titulación implica contribuir a su desarrollo profesional una vez concluida la primera parte del proceso formador.
  1. La premisa a tener presente acerca de la RSU, básica pero no por ello evidente, es que no son las instituciones las que se hacen responsables si no las personas que las conforman las que adoptan ser responsables en su función. En el caso de la Universidad, parafraseando el comentario del Catedrático en Psicología Social, Dr. Julio Seoane, si el alumnado no exige un nivel académico alto en su formación, a la larga el profesorado puede bajar el listón, pues por la misma labor cobrará lo mismo y se sentirá desmotivado. Así el nivel formativo bajará fruto del desencuentro en una misión común que debería ser la mejora de la sociedad. El alumnado es co-partícipe junto al profesorado en promover la responsabilidad social.

La misión de la educación superior no es otorgar titulaciones a todas las personas, es proveer de conocimientos adecuados a la realidad local y global, así como proyección personal en base a parámetros sociales a las personas que posteriormente sean válidas para ocupar lugares de gestión y labores de ejecución en diversos campos de conocimiento.

Lo cuantitativo, como es el número de egresados, debe convivir con lo cualitativo como la calidad de profesionales en activo que velan porque su labor se desarrolle con responsabilidad hacia la sociedad, si no, se debería incluir un índice que junto al número de personas con titulación superior en un país, también incluya el número de personas tituladas que, directamente o por pasividad, estén involucradas en casos de corrupción y / o malversación de capital y perjuicio social. Formar y educar en responsabilidad social es clave para que las personas graduadas se sientan parte de una comunidad unida que vela por los intereses sociales. Se propone:

  • Transversalmente insertar en la malla curricular la asignatura de responsabilidad social, teniendo en cuenta desarrollos actuales (UCP, UFV) y formando primero al profesorado en significado y alcances.
  • Constituir foros interdisciplinarios en los cuales la participación sea parte obligatoria en la formación, potenciando herramientas de diálogo.

Conclusión

En la Universidad se forman muchas de las personas que posteriormente son artífices de los desarrollos políticos y económicos globales. El papel de la Universidad es superior al de cualquier otra estructura pues en su haber está el ser o no ser, el dotar de principios y directrices bajo la atenta mirada de las sociedades, o sociedad global, en la cual ejerce su función.

La Universidad, más allá de ser socialmente responsable no puede no serlo. Desde esta premisa las instituciones que forman parte de este propósito llamado Espacio Iberoamericano de Conocimiento tienen la básica labor de poder generar un observatorio participativo y colaborativo acerca de la responsabilidad social, unas pautas sobre conceptualización y metodologías para la RSU, y un marco de trabajo con instrumentos de comunicación adecuados para potenciar el trabajo conjunto de la comunidad universitaria en su máxima expresión: Personal Docente e Investigador, Personal Administrativo y de Servicios, alumnado, entidades en cuya estructura participan universidad y agentes sociales.

No es una labor sencilla, pero las personas que ocupan lugares de responsabilidad en la SEGIB, la CUIB y la OEI tienen el mayor de los aliados posibles, la propia universidad en la que se han formado y a la cual pueden devolverle los aprendizajes obtenidos en su trayectoria profesional desde su posición, así como la serie de universidades y grupos de investigación que activamente trabajan en investigar y desarrollar marcos y modelos acerca de la RSU, cuya labor puesta en común sin duda puede ser un inicio, sin olvidar que esta es una responsabilidad compartida por todos los agentes que intervienen en la comunidad universitaria desde su aporte de fundamentación teórica y práctica sobre la gestión de la sociedad.

A modo de conclusión y de cara a las personas que estén trabajando en la investigación sobre RSU, se recomienda la lectura de las citadas obras publicadas en esta década como son: el documento final del proyecto Universidad Construye País (2006), ejemplo de trabajo en común interuniversitario; el manual de evaluación de la red AUSJAL (2009),  por su desarrollo en cuanto a indicadores; el capítulo sobre responsabilidad social y psicología (Martí y Martí, 2010), publicado por la editorial CSS y que supone un acercamiento al concepto de responsabilidad social y educación; el libro sobre RSU publicado por Trápaga y Torres (2010) y el libro “Responsabilidad Social Universitaria” coordinado por De la Cuesta; de la Cruz y Rodríguez (2010); así como la revisión de las referencias web que se adjuntan. La proliferación de publicaciones sobre el ámbito de la RSU es cada vez mayor, este artículo ha intentado ofrecer una perspectiva general sobre algunos desarrollos a nivel iberoamericano que, sin duda, podrán complementar próximas investigaciones que adopten la perspectiva de observación de los desarrollos de RSU que llevan a cabo los diferentes países de Iberoamérica.

Bibliografía

Bustamante, M.J y Navarro, G. (2007) “Auto-atribución de comportamientos socialmente responsables de estudiantes de carreras del área de ciencias sociales” Revista perspectivas nº 18 (pp. 45 – 63)

De la Cuesta, M.; de la Cruz, C. y Rodríguez, J. M. (2010) “Responsabilidad Social Universitaria.” Netbiblo. La Coruña.

Maldonado de Guevara, Carmen de la Calle (2010) La formación de la responsabilidad social del universitario: un estudio empírico. Tesis Doctoral.

Martí, J.J; Martínez, F; Martí Vilar, M y Marí, R. (2008) “Responsabilidad social universitaria: acción aplicada de valoración del bienestar psicológico en personas adultas mayores institucionalizadas.” Revista Polis, 5 (18).

Martí, J. J. y Martí Vilar, M. (2010). La Responsabilidad Social en la Psicología Moral. En M. Martí, Razonamiento Moral y Prosocialidad. Fundamentos Básicos. Madrid: CCS.

Red de RSU AUSJAL (2009) “Políticas y Sistema de autoevaluación y gestión de la Responsabilidad Social Universitaria en AUSJAL”  Editorial Alejandría, Córdoba, Argentina.

Trápaga, M. y Torres, M. (2010) “Responsabilidad Social de la Universidad. Retos y perspectivas.” Paidós. Buenos Aires.

UNESCO (1998) “Conferencia mundial sobre la educación Superior La Educación Superior para el siglo XXI: Visión y Acción.” Ediciones Unesco. Madrid. http://www.unesco.org/education/educprog/wche/declaration_spa.htm (Último acceso: 23/02/11)

UNESCO. (2009). Comunicado Conferencia Mundial sobre la Educación Superior: La nueva dinámica de la educación superior y la investigación para el cambio social y el desarrollo. París: UNESCO.  http://www.unesco.org/education/WCHE2009/comunicado_es.pdf. (Último acceso: 23/02/11)

Universidad Construye País (2006) “Una manera de ser universidad, teoría y práctica en la experiencia chilena.” Edición proyecto Universidad construye país. Santiago de Chile.

Vallaeys, De la Cruz, Sasia (2009). “Responsabilidad Social Universitaria. Manual de primeros pasos.” McGraw-Hill. Interamericana Editores, S.A.


[i] http://www.unglobalcompact.org/Languages/spanish/index.html

[ii]http://isotc.iso.org/livelink/livelink/fetch/2000/2122/830949/3934883/3935096/home.html?nodeid=4451259&vernum=0

[iii] Global University Network for Innovation, junto a la Universidad Politécnica de Cataluña http://www.guni-rmies.net/

[iv] Iniciativa iberoamericana de universidades organizada por el Grupo Santander. Http://www.universia.net

[v] http://encuentroguadalajara2010.universia.net/

[vi] Asociación de Universidades confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina. Http://www.ausjal.org

[vii] http://www.ufv.es/docs/ficha_marketing_resp_social_i_d_h.pdf

[viii]http://www.uva.es/cocoon_uva/impe/uva/contenido?pag=/contenidos/serviciosAdministrativos/otrosServicios/secretariadoAsunstosSociales/RS_UVa&idSeccion=117298

[ix] Entre el período del 2003 al 2007,http://www.usc.es/gl/goberno/vrcaplan/memoriars/

[x]http://www.unizar.es/universidadesresponsables/carpeta%20documentos/informe.pdf

[xi] http://www.scribd.com/doc/20537444/Memoria-de-Responsabilidad-Social-UNED Memoria del 2008.

[xii] http://www.uclm.es/fundacion/pdf/documentos/UCLM-SOCIAL-web_10.pdf Memoria 2009.

[xiii] http://www.rsuniversitaria.org/

[xiv] http://www.participa.cl/wp-content/uploads/2007/10/5-libro-completo-version-final.pdf

[xv] Realizó labores de coordinación Corporación Participa http://www.participa.cly Fundación AVINA como donante de fondos para la ejecución del proyectohttp://www.avina.net

[xvi] http://www.guni-rmies.net/news/detail.php?id=1578

[xvii] http://www.udlap.mx/rsu/

[xviii] http://www.redunirse.org

[xix] http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=35125786

[xx] http://www.ausjal.org/sitios/rsu/

[xxi] http://www.ausjal.org/sitios/rsu/documentos/Proyecto_RSU.pdf

[xxii] http://www.ausjal.org/sitios/rsu/documentos/manual.pdf

[xxiii] http://www.pucp.edu.pe/dars/publicaciones_documentos/MANUAL-DARS-final.pdf

[xxiv] http://eprints.ucm.es/10187/1/T31406.pdf

[xxv]http://www.uva.es/uva/export/portal/com/bin/contenidos/serviciosAdministrativos/otrosServicios/secretariadoAsunstosSociales/RS_UVa/1256118719149_rs_actitudesalumnadouva.pdf

[xxvi]http://www.uva.es/uva/export/portal/com/bin/contenidos/serviciosAdministrativos/otrosServicios/secretariadoAsunstosSociales/RS_UVa/1256119022203_informe_docenciarsu.pdf

[xxvii]http://www.uva.es/uva/export/portal/com/bin/contenidos/serviciosAdministrativos/otrosServicios/secretariadoAsunstosSociales/RS_UVa/1256638984463_rs_inventario221009.pdf

[xxviii] http://www.javeriana.edu.co/pensar/recursosvirtuales/orsu/index.html

[xxix] http://oirsud.siderpco.org/

[xxx] http://www.uv.es/psibas/

[xxxi] http://www.universidades-responsables.org/mediawiki/index.php

[xxxii] http://www.ecosfron.org/noticiapdf/Conclusiones_Jornada_RSU_def.pdf


[1] Grupo de estudios de Responsabilidad Social Universitaria: Http://www.uv.es/rsu

Deja un comentario